¿Por qué Laborstat?

La razón de que sea necesario utilizar distintas fuentes administrativas es la escasa representatividad de las estimaciones de la Encuesta de Población Activa (EPA) a nivel provincial (la estimación del número de desempleados alcanza un nivel de error superior al 10 por ciento), por lo que no pueden ser consideradas como indicadores fiables para estudiar la evolución del mercado laboral.

Los principales indicadores que presenta LABORSTAT-Huelva, “empleo afiliado” y “demandantes de empleo no ocupados (DENOs)”, son aproximaciones de los indicadores de “empleo” y “desempleo” tal y como son definidos por la EPA, pero conviene dejar claro que no responden al mismo concepto.

El “empleo afiliado” mensual se refiere al número de afiliaciones a la Seguridad Social que están dadas de alta el último día de cada mes, el dato trimestral es la media de los tres meses correspondientes. Se diferencia del “empleo-EPA”, en que en el “empleo afiliado” no están incluidos los trabajadores de la economía sumergida, ni los funcionarios asociados a otras mutuas si no están también en la Seguridad Social; por otra parte los pluriempleados son contados tantas veces como empleos tengan. Estos no son grandes desajustes pero conviene tenerlos en cuenta.

El concepto de “ocupados” de la EPA (o “personas con empleo), se relaciona con las personas de 16 o más años que durante la semana de referencia han estado trabajando durante al menos una hora a cambio de una retribución en dinero o especie o quienes teniendo trabajo han estado temporalmente ausentes del mismo por enfermedad, vacaciones, etcétera.

Los ocupados se subdividen en trabajadores por cuenta propia (empleadores, empresarios sin asalariados y trabajadores independientes) y asalariados (públicos o privados). Atendiendo a la duración de la jornada los ocupados se clasifican en ocupados a tiempo completo (con una jornada habitual semanal superior a 30 horas) y a tiempo parcial (con una jornada habitual semanal inferior a 35 horas).an estado trabajando durante al menos una hora a cambio de una retribución en dinero o especie o quienes teniendo trabajo han estado temporalmente ausentes del mismo por enfermedad, vacaciones, etcétera.

Por otra parte el indicador “DENOs” hace referencia a un concepto más amplio que el “paro registrado” pues incluye otras categorías de demandantes de empleo que no están trabajando y que habitualmente los servicios públicos no contabilizan como parados registrados: a los desempleados estudiantes, a demandantes que han rechazado acciones de inserción laboral, a demandantes de empleo coyuntural, a los demandantes de jornada reducida y a los trabajadores agrícolas subsidiados que están desempleados al final de cada mes.

En el caso de la provincia de Huelva, este último grupo es especialmente significativo, pues uno de cada cuatro desempleados reúne esta condición. Visibilizar esta situación es la principal razón para elegir el DENOs como indicador en lugar del paro registrado. Sin embargo, los “DENOs” tampoco coinciden exactamente con la definición de “paro-EPA”: por un lado, algunas de las personas que figuran como demandantes desempleados en las oficinas no buscan empleo activamente, otras realmente están trabajando en la economía sumergida; por otro lado, hay otras personas consideradas desempleadas por la EPA que no están inscritas y, lógicamente, no son computadas como DENOS.

Según la EPA, los “parados” son las personas de 16 o más años que durante la semana de referencia han estado sin trabajo, disponibles para trabajar y buscando activamente empleo. Esto último se considera si la persona en cuestión:

  • Ha estado en contacto con una oficina pública de empleo con el fin de encontrar trabajo.
  • Ha estado en contacto con una oficina privada (oficina de empleo temporal, empresa especializada en contratación, etc.) con el fin de encontrar trabajo.
  • Ha enviado una candidatura directamente a los empleadores.
  • Ha indagado a través de relaciones personales, por mediación de sindicatos, etc.
  • Se ha anunciado o ha respondido a anuncios de periódicos.
  • Ha estudiado ofertas de empleo.
  • Ha participado en una prueba, concurso o entrevista, en el marco de un procedimiento de contratación.
  • Ha estado buscando terrenos o locales.
  • Ha realizado gestiones para obtener permisos, licencias o recursos financieros.

Para comprender estas diferencias, proponemos un ejemplo con los datos obtenidos a partir de las diferentes fuentes relativos al IV trimestre de 2010:

Tabla: Comparativa entre los datos ofrecidos por Laborstat y EPA.

Laborstat EPA

Empleo Afiliado

193.288 Ocupados 174.200
DENOs
67.562 Parados 76.800
T. Empleo España 45,6 % T. Empleo España 47,8 %
T. Empleo Andalucía 42,3 % T. Empleo Andalucía 42,8 %
T. Empleo Huelva 46,1 % T. Empleo Huelva 41,5 %
T. DENOs España 19,9 % T. DENOs España 20,3 %
T. DENOs Andalucía 27,5 % T. DENOs Andalucía 28,3 %
T. DENOs Huelva 25,9 % T. DENOs Huelva 30,6 %

 

 

 

 

 

 

 

 

A consecuencia de lo anterior, el empleo de la economía sumergida se escapa del cómputo de ambos indicadores, con lo que el sistema lo que realmente refleja es la situación del mercado de trabajo administrativamente registrado. No obstante estos inconvenientes, tanto el concepto de “empleo afiliado” como el de “desempleo DENOs” y las tasas correspondientes tienen la ventaja de representar correctamente la realidad que pretenden explicar (el mercado de trabajo administrativo, de hecho, recogen mejor la situación de la población inmigrante, aún muy escurridiza para la EPA), de ser estables en el tiempo y estar disponibles en el ámbito municipal, lo que permite estudiar la evolución del mercado de trabajo en el ámbito local, realizar agregaciones de la información para obtener datos comarcales y realizar las oportunas comparaciones con otros ámbitos territoriales.